Cómo nació la idea de la barra de progreso.

En los 80, los usuarios no tenían forma de saber cuánto tiempo quedaba al cargar un programa, no sabían si su ordenador se acababa de estropear, o simplemente estaba procesando. En 1985, un estudiante de informática llamado Brad A. Myers presentó un trabajo llamado “indicadores de progreso en porcentaje”. En él explicaba lo útil que sería esta idea en asegurar a los usuarios que su ordenador y el software estaba funcionando con normalidad.

537112_10151975836022322_2008576867_n

Myers pidió a 48 estudiantes que hicieran búsquedas en una base de datos de un ordenador, con y sin barra de progreso. Como indicador, utilizó una especie de cápsula que se iba llenando de izquierda a derecha. ¿El resultado? El 86% de los estudiantes afirmaron que le gustaba esa barra de progreso. Y lo interesante es que no les importaba si indicaba de forma correcta cuánto quedaba o no. El mero hecho de tener ese indicador era tranquilizador en sí mismo.

El pequeño experimento de Myers se lo tomaron luego al pie de la letra los fabricantes de software y ordenadores… hasta hoy. Las barras de progreso son hoy bastante precisas indicando cuánto tiempo queda de verdad, pero hasta no hace mucho podían señalar un 90% de progreso y en realidad no iba ni por el 5%. Daba igual. Eso nos tranquilizaba. Pocas veces un icono en informática ha tenido tanta carga psicológica.

Deja un comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!
×